Fri, Jun 14, 2024
Nacionales

Fenalce reiteró necesidad de revisión del TLC con Estados Unidos

Fenalce reiteró necesidad de revisión del TLC con Estados Unidos
  • Publishedjunio 4, 2024

En Debate de control político sobre la crisis del maíz en Colombia, Fenalce reiteró necesidad de revisión del TLC con Estados Unidos y se acuerdan mesas de trabajo para impulsar sector maicero

En el marco del debate sobre la problemática por la que atraviesa la cadena de producción del maíz, llevado a cabo por la Comisión Quinta del Senado de la República, la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales, Leguminosas y Soya (Fenalce), expuso la situación que aqueja al sector maicero, la cual se debe principalmente  a la falta de medidas que compensen y equilibren las condiciones de competitividad frente a las importaciones de maíz y a su vez, se generen incentivos tanto al productor como a la industria transformadora para que absorba la producción local.

El debate convocado por el senador Miguel Ángel Barreto, contó con la participación de la ministra de Agricultura y Desarrollo Rural, Jhenifer Mojica, el director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), Luis Carlos Reyes, el viceministro de Comercio Exterior, Luis Felipe Quintero, Arnulfo Trujillo, presidente de la Junta Directiva de Fenalce y el gerente general de esta agremiación, Henry Vanegas Angarita, en representación de los productores maiceros, entre otros actores de los sectores público y privado.

Durante su intervención, Fenalce se refirió a la comercialización del maíz como una de las dificultades que enfrenta el sector y también a la urgente necesidad de acelerar la revisión de los Tratados de Libre Comercio (TLC), para hacer los ajustes necesarios que permitan la permanencia en el mercado de este eslabón estratégico en la cadena agroalimentaria como lo es el productor maicero nacional. Actualmente se realiza una importación masiva de maíz, especialmente de Estados Unidos y Mercosur.

Según estimaciones del gremio, en los últimos años la producción local ha venido perdiendo participación en el mercado interno. Colombia produce cerca de 1.8 millones de toneladas de maíz al año e importa alrededor del 80% de sus requerimientos, es decir, 6.3 millones de toneladas, lo cual se destina principalmente para la fabricación de alimento balanceado para animales. Alrededor de 264 mil familias viven de la producción de maíz y las principales zonas productoras afectadas por el desplome de los precios son: Córdoba, Tolima, Valle del Cauca y la Orinoquia colombiana.

Al respecto, la ministra de Agricultura y Desarrollo Rural, Jhenifer Mojica, manifestó su compromiso con los productores maiceros para avanzar en políticas que protejan la producción nacional, la capacidad producción y eficiencia, así como la comercialización interna. También resaltó la importancia de construir rutas de política que permitan no solo inversión sino de superación de desafíos que generó el TLC con Estados Unidos.

“La actual situación no solo impacta la cadena de producción maicera sino también el costo de vida, la producción de alimentos en Colombia”, dijo la jefe de la cartera de Agricultura, quien también agregó que se buscará generar y concertar un capítulo para maíz en el plan de reactivación económica del país.

De acuerdo con Fenalce, actualmente hay un impacto negativo para los productores de maíz nacional. El precio internacional ha presentado una disminución del 32%, pasando de 264 USD por tonelada en junio de 2023 a 178 USD por tonelada en mayo de 2024. A esto también se suma la caída de la tasa de cambio y la situación climática, lo cual ha afectado fuertemente al sector maicero.

El debate dejó clara la necesidad de fortalecer el trabajo y tomar medidas que mejoren la situación de los productores maiceros, la importancia que tiene el maíz para todos los pisos térmicos y las comunidades, así como también los ministerios de Agricultura y de Comercio manifestaron su compromiso con el sector. Desde la Cartera de Comercio se adelantará una investigación en lo referente a compensaciones, ayudas internas o subsidios al productor de maíz en los Estados Unidos. 

Se acordó estructurar mesas de trabajo entre los sectores público y privado, con la participación de las carteras de agricultura y comercio, entre otros actores del Gobierno, del sector privado, con Fenalce y los productores, para la generación de una hoja de ruta que permita coordinar acciones en beneficio de la producción de maíz en el país, así como también trabajar en incentivos para el sector.

Written By
Carlos Amaya