Un eco de tristeza en la radio colombiana, ha partido un gran Opita Fred Emiro Núñez

La partida de Fred Emiro Núñez ha dejado un vacío profundo en el mundo de la comunicación en Colombia. Más que un locutor extraordinario, fue un amigo, un mentor y una inspiración para muchos. Su voz, cálida y versátil, resonará eternamente en los corazones de quienes tuvimos el privilegio de escucharla.

Desde sus humildes comienzos en la radio local hasta convertirse en una figura destacada en la industria, Fred Emiro demostró no solo un talento excepcional, sino también una pasión innata por la comunicación. Su habilidad para conectar con los oyentes trascendió los límites de la profesión; era como si cada palabra que pronunciaba llegara directamente al alma de quienes lo escuchaban.

Pero más allá de su talento frente al micrófono, Fred Emiro fue un maestro generoso. Su compromiso con el desarrollo del talento joven fue admirable. No solo compartió su vasto conocimiento y experiencia, sino que también brindó apoyo y aliento a aquellos que soñaban con seguir sus pasos en el mundo de la locución. Su legado se extiende más allá de su propia carrera; es un legado de inspiración y dedicación para las generaciones futuras.

En la publicidad, su voz era omnipresente, llevando consigo la magia de la narración y la capacidad de transmitir emociones con cada palabra. Desde documentales hasta comerciales, su voz dejó una huella imborrable en cada proyecto en el que participó.

Hoy, mientras lamentamos su partida, también celebramos su vida y su impacto duradero en la industria de los medios de comunicación en Colombia. Fred Emiro Núñez será recordado no solo como una leyenda de la radio, sino como un verdadero amigo y mentor para muchos. Su voz puede haberse apagado, pero su espíritu perdurará en cada uno de nosotros que tuvimos el privilegio de conocerlo y trabajar a su lado.

En este momento de duelo, extendemos nuestras más sinceras condolencias a su familia, amigos y colegas. Que encuentren consuelo en los recuerdos compartidos y en el legado indeleble que Fred Emiro deja atrás. Su voz puede haber callado, pero su impacto seguirá resonando en los corazones de todos los que lo amaron y admiraron.

Por : Carlos Amaya

Salir de la versión móvil