Fri, Jun 14, 2024
Bogotá

Finaliza intervención de la fachada del Cementerio Central

Finaliza intervención de la fachada del Cementerio Central
  • Publishedjunio 11, 2024

Después de dos meses y medio de trabajo, este 5 de junio finalizó la intervención de la fachada del Cementerio Central, la cual estuvo a cargo del Equipo de Intervención de Fachadas y Espacio Público del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural  – IDPC, en una acción colaborativa con la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos – UAESP.

El Cementerio Central constituye uno de los inmuebles más representativos de la ciudad, no solo por los personajes que se encuentran enterrados allí, sino por que por mucho tiempo ha albergado un imaginario relacionado con las diferentes formas en que se concibe la muerte y los rituales fúnebres en las y los habitantes de Bogotá.

“Uno de los objetivos del programa del cuidado de fachadas y de las Brigadas de Intervención es evidenciar que el patrimonio está vigente, que está vivo y no abandonado, porque aunque sabemos que hay intervenciones no autorizadas, desde el IDPC estamos en permanente monitoreo y cuidado de cada Bien de Interés Cultural. El mensaje desde el Instituto es el del acompañamiento y el cuidado sobre las narrativas de estos bienes en los que -más allá de su materialidad- están las historias que cuentan y ahí es donde se debe escuchar y abrir el espacio al diálogo, destacando el valor de la palabra, para lograr acuerdos mucho más concertados”, comentó Eduardo Mazuera, director del IDPC.

Estas acciones de mantenimiento y conservación de la fachada principal fueron ejecutadas por la Brigada de Intervención al Patrimonio, un grupo de obra conformado por ocho personas con amplia experiencia en la recuperación de Bienes de Interés Cultural, quienes cuentan constantemente con el acompañamiento y seguimiento del equipo del programa conformado por arquitectos residentes y arquitectos restauradores, entre otros profesionales.

Algunas de las labores efectuadas en este proceso de restauración consistieron en:

    Limpieza en seco de las superficies.

    Limpieza de grafitis sobre superficies pétreas y zonas enlucidas.

    Retiro de enlucidos craquelados y de morteros sueltos, así como de agregados superficiales (morteros en cemento y pinturas vinílicas y de esmalte en machones de ladrillo ubicados al costado occidental de la fachada).

    Eliminación de biodeterioro.

    Control y seguimiento de zonas con presencia de eflorescencias.

    Restitución de morteros en cal y arena y/o cemento y arena.

    Reintegración de molduras.

    Elaboración y aplicación de pintura a la cal.

    Aplicación de pintura a la vinílica y esmalte.

    Reemplazo de piezas pétreas con un grado de disgregación superior al 60%.

    Aplicación de consolidante en piezas pétreas afectadas por disgregación o delaminación.

“Esta intervención representó muchos retos. Por una parte, comprender los factores sociales involucrados en la recuperación de este tipo de inmuebles, los cuales se entrelazan con las dinámicas propias de lo fúnebre y con la falta de cuidado del espacio público. Un ejemplo de esto es el proceso de socialización con quienes realizan ritos en la entrada, usando velas y realizando quemas u otras acciones que afectan los materiales. Por otra parte, también es complejo transmitir a la ciudadanía el valor e importancia de estos bienes. Ambos aspectos representan reprocesos debido a la presencia recurrente de deterioro y grafitis en zonas ya intervenidas. Finalmente, llevar a cabo la intervención en medio del racionamiento de agua, implicó desarrollar estrategias para el lavado de superficies y utensilios utilizando agua de lluvia, lo que al final resultó ser algo positivo para el medio ambiente”, afirmó Tatiana Moreno, coordinadora del Equipo de Intervención de Fachadas del IDPC.

Dentro del punto de vista histórico y estético, la fachada del Cementerio Central representa el cambio de una concepción que parte de interpretar la ciudad de mediados del siglo XIX y comienzos del XX, pasando de la arquitectura colonial a la republicana, marcado por materiales y formas características de cada una de las épocas, lo que ha dado como resultado su estado actual, en el que a pesar de las afectaciones, se mantiene tangible, resistiendo variables ambientales, sociales, políticas y económicas por casi 200 años.

Para Mazuera, “no se puede permitir que se continúen interviniendo estos espacios interminablemente, capa sobre capa, como un palimpsesto infinito de superficies gráficas. Como Instituto hay que hacer ese esfuerzo por volver a dar una nueva oportunidad a estos patrimonios y establecer diálogos con la comunidad, que en el caso del Cementerio Central es la entrada a la ciudad, es la conexión internacional de Bogotá con el centro de la misma”.

Estas intervenciones son propicias para dar a conocer la relevancia técnica asociada a las variables históricas de este tipo de inmuebles, generando conversaciones en torno a la importancia del patrimonio en las dinámicas actuales de Bogotá y aportando a la construcción conjunta de un discurso para garantizar su apropiación y conservación.

En este sentido invitamos a los y las ciudadanas a ser parte activa en la conservación y protección de nuestro patrimonio cultural. Juntos, podemos garantizar que nuestro Cementerio y otros bienes representativos de la ciudad, sigan siendo testigos vivos de la historia de Bogotá.

Written By
Carlos Amaya